El cielo de Obón, fotografiando a las estrellas y a la luna

El cielo de Obón

Ya os he hablado varias veces de Obón, el pueblo de mi madre, mi pueblo, el lugar al que me escapo siempre que puedo. Mi mejor lugar del mundo.

En este otro post os contaba el sentimiento que tenemos todos los oboneros hacia este pueblo, un amor incondicional difícil de explicar. Y aquí estoy, hablandoos otra vez de este rinconcito de Teruel.

El cielo de Obón

Pero hoy no os voy a hablar del pueblo en sí, ni de su gente, ni de sus paisajes, ni de lo que hacemos allí. Hoy os voy a hablar de su cielo.

Estoy acostumbrada a vivir en una gran ciudad como es Barcelona, donde la contaminación (ambiental y lumínica) ensucian el cielo hasta el punto de que apenas se pueda ver una estrella. Incluso cuando te alejas un poco de la ciudad, y te vas a algún pueblo pequeño o a la montaña a desconectar, si no te alejas lo suficiente, la presencia de una ciudad grande o de varios pueblos cercanos siguen ensuciando el cielo. En menor medida, sí, y en estos sitios se ven muchas más estrellas que en Barcelona, claro está. Pero Catalunya es una comunidad muy poblada y tienes que alejarte mucho de las grandes ciudades para que ni la contaminación ambiental ni la luz que desprenden los pueblos de los alrededores te impidan ver un cielo claro y lleno de estrellas.

El cielo de Obón

En Obón es diferente. Y no me malinterpretéis, que seguro que en muchos lugares de Catalunya y de otras comunidades se verán cielos tan espectaculares como éste, incluso mucho mejores. Pero el cielo de Obón, como comprenderéis, es especial para mí.

El hecho de que la zona esté tan poco poblada, y que Obón se encuentre en medio de un valle rodeado de montañas, hacen que desde el mismo pueblo se vea un cielo repleto de estrellas. Y si ya te alejas un poco (a pie, no hace falta que te vayas muy lejos) la imagen será impresionante. Podrás ver las constelaciones más famosas, los planetas más cercanos y lluvias de estrellas espectaculares, como las famosas lágrimas de San Lorenzo, que nos pillan cada agosto disfrutando de unos días en nuestro pueblo. También, por su puesto, una luna perfecta que, cuando está llena, ilumina perfectamente los caminos y senderos más oscuros.

Luna

A todos los que tengáis ocasión os recomiendo escaparos a algún lugar tranquilo, tumbaros en el suelo y relajaros viendo las estrellas, esta maravilla de la naturaleza que a menudo nos olvidamos que está ahí arriba y pocas veces sabemos valorar.

Cielo, estrellas