Mi mundo

Así han sido mis Navidades

navidades_marta mela (23)

Ahora sí, las fiestas ya han acabado. Unas Navidades más, un año más. Toca volver a la rutina, cuidarnos un poco después de tantos excesos y poner en marcha todos nuestros proyectos y propósitos de año nuevo para empezar este 2017 con fuerza, ilusión y mucho positivismo.

navidades_marta mela (24) navidades_marta mela (25)

Como ya os comenté en otra ocasión las Navidades son una época del año que cada vez me gusta más. Este año me propuse disfrutarlas al máximo y me marqué una serie de propósitos, de cosas que hacer para aprovechar a tope esta época del año. Pues bien, sí que he disfrutado de estas Navidades como nunca, han sido unos días fantásticos, pero, como era de esperar, no he hecho ni la mitad de las cosas que me propuse. Eso sí, he hecho otras que no estaban en la lista y, como os digo, he disfrutado muchísimo de estas Navidades. Así han sido estos días:

En busca del Tió de Nadal

Como es tradición en Cataluña, fuimos con mi sobrino a buscar al Tió de Nadal al bosque. Éste ha sido el primer año que Unai ha sido más consciente de todo lo que sucede en Navidad (el Tió, los Reyes Magos…) y ha sido mágico verlo ilusionarse, creer y disfrutar tanto.

navidades_marta mela (2)

De paseo por el bosque

Aprovechamos la excursión en busca del Tió para dar un paseo por el bosque y disfrutar de lo bonito que está también en esta época del año.

navidades_marta mela (1) navidades_marta mela (3)

Fira de l’avet d’Espinelves

Hacía años que quería ir, y este, por fin, lo conseguí. Espinelves es un pueblo pequeñito de Cataluña conocido por su feria del abeto, que tiene lugar días antes de Navidad. Durante los días que dura la feria Espinelves se llena de abetos y decoración navideña y es una buena ocasión para pasearse por este bonito pueblo. Normalmente demasiada gente visita esta feria, por lo que puede incluso hacerse complicado pasear por las calles del pueblo. Por este motivo nos pegamos un buen madrugón y así pudimos disfrutar de la feria con tranquilidad.

Aunque ya teníamos un árbol de Navidad que hizo Javi el año pasado con palets, no pudimos resistirnos y nos compramos un mini abeto que tengo la intención de cuidar mucho durante el año para que llegue a las próximas Navidades. A ver si lo consigo…

navidades_marta mela (8) navidades_marta mela (5) navidades_marta mela (7) navidades_marta mela (12) navidades_marta mela (6) navidades_marta mela (11)

(Auto)regalos bonitos

Cada año me hago un autoregalo (o varios) y el de estas Navidades no puede gustarme más. Son dos macetas con forma de gatitos (¡cómo no!) con dos cactus en su interior (otra vez ¡cómo no!). Son de Naume Studio y son bonitísimas.

navidades_marta mela (26)

Recorriendo las calles de Barcelona

Una de las cosas que cada año hago por estas fechas es dar un paseo por las calles del centro de Barcelona y disfrutar de lo bonita que es esta ciudad.

navidades_marta mela (9) navidades_marta mela (13) navidades_marta mela (10) navidades_marta mela (18)

Un DIY y una felicitación

Estas Navidades quería hacer un DIY y una felicitación de Navidad. Pero como os he dicho, no he cumplido ni la mitad de mis propósitos. Han habido cambios en mi vida que me han hecho ir un poco más apurada de tiempo de lo que creía, así que rescaté este DIY que hice hace tiempo (para el 30 cumpleaños de Javi), le hice una foto bonita y la mandé como felicitación navideña. De hecho si me seguís en las redes sociales seguro que ya la habíais visto.

navidades_marta mela (4)

Mis primeras galletas caseras

Lo que sí que he hecho estas Navidades es cocinar mis primeras galletas caseras. No podían ser otras que las típicas galletas navideñas de jengibre. No salieron perfectas, pero para ser las primeras se dejaban comer bien. Además, aproveché que estaba en modo cocinitas y hice mis primeros nevaditos, que tampoco quedaron mal.

navidades_marta mela (29) navidades_marta mela (28)

Fira de Santa Llúcia

Otra de las cosas que hago cada año por Navidad es darme una vuelta por el mercado navideño de Santa Llúcia, en la plaza de la catedral de Barcelona. Este año aproveché para comprar algo de decoración para la casa y para el abeto que compramos en la feria de Espinelves.

navidades_marta mela (14) navidades_marta mela (15) navidades_marta mela (17) navidades_marta mela (16)

Unos días en el pueblo

Estas Navidades quería ver la nieve, pero no lo he hecho. Aunque sí que hemos disfrutado de un finde exprés en el pueblo para pasar allí el fin de año. Hacía muchísimo frío y cuando nos despertamos el último día del 2016 aparecieron todos los campos, árboles y plantas helados. No era nieve, pero fue muy bonito también. Y para ver la nieve, aún me quedan meses de invierno.

navidades_marta mela (21) navidades_marta mela (19) navidades_marta mela (20)   navidades_marta mela (22)

Una cabalgata de lo más especial

Como os he comentado antes, estas han sido las primeras Navidades en las que Unai ha sido consciente de toda la magia que envuelve esta época del año. Os podéis imaginar la ilusión suya (y nuestra) cuando vió a los Reyes Magos y sus impresionantes carrozas.

Que vienen, que vienen!!! 😍😍😍

A photo posted by Marta Mela (@martu_mq) on

Pues bien, estas han sido mis Navidades, llenas de ilusión, magia y planes bonitos. Y todas las cosas que me he dejado sin hacer las he añadido a mi lista de propósitos del 2017 para ver si las hago antes de que acabe el invierno.

navidades_marta mela (27)

Propósitos de año nuevo, ¡a por el 2017!

propósitos de año nuevo

Después de un 2016 para mí un poco regulero… ¡llegó el 2017! ¿17, ya? ¡Madre mía! En fin, a lo que voy, tenemos aquí un nuevo año, 365 páginas en blanco por escribir y llenar de sueños, ilusión y mil y una aventuras, 365 oportunidades para ser felices y conseguir lo que queramos y nos propongamos.

Como cada año por estas fechas he cogido mi libreta de propósitos y cosas que hacer y la he llenado con todos mis retos que quiero conseguir este 2017. Propósitos que seguramente no acabaré cumpliendo, pero que me ayudan a reflexionar sobre en qué posición me encuentro, cómo ha sido este último año, si soy feliz, si puedo serlo más…, a reflexionar sobre lo que estoy haciendo, cómo lo estoy haciendo y sobre lo que quiero hacer. Pensar en estos propósitos de año nuevo es un ejercicio que me ayuda a organizarme y que me llena de fuerza, energía y buen rollo para encarar otro año y dar un pasito más para llegar a conseguir mis sueños.

Seguramente mis propósitos de año nuevo no se diferenciarán mucho de los del resto de personas: que si llevar una vida más saludable, que si trabajar de manera más eficiente, que si aprovechar más los días, que si hacer más actividades con mi pareja y con mis amigos…, y así una larga lista de propósitos. Así que como no iba a ser muy original y para no aburriros con mi lista, comparto con vosotros la lista de buenos propósitos de año nuevo por excelencia, la lista de una mujer con la que muchas nos hemos identificado en algún momento de nuestras vidas. Sí, hablo de la divertida Bridget Jones. Ahí va:

Buenos propósitos de año nuevo

No:

  • Beber más de catorce copas a la semana.
  • Fumar.
  • Gastar dinero en: máquinas para hacer pasta, máquinas para hacer helados, u otros aparatos culinarios que nunca utilizaré; libros de autores ilegibles para colocar presuntuosamente en las estanterías; ropa interior exótica, ya que, al no tener novio, carece de sentido.
  • Pasear por la casa como una zarrapastrosa, sino imaginar que otros me están mirando.
  • Gastar más de lo que gano.
  • Permitir que la bandeja de entrada del correo electrónico esté incontroladamente saturada.
  • Enamorarme de: alcohólicos, adictos al trabajo, fóbicos al compromiso, tipos con novias o esposas, misóginos, megalómanos, chovinistas, sexistas, gorrones emocionales, pervertidos.
  • Enfadarme con mamá, con Una Alconbury o con Perpetua.
  • Disgustarme con los hombres, sino ser, en cambio, la amable y distante reina de hielo.
  • Enamorarme de hombres, pero establecer, en cambio, relaciones basadas en una madura evaluación del carácter.
  • Criticar a todo el mundo a sus espaldas, sino ser positiva con todos.
  • Obsesionarme con David Cleaver, ya que es patético estar enamorada del jefe, como si fuese Miss Moneypenny o algo así.
  • Enfurruñarme por no tener novio, sino desarrollar una elegancia interior y un sentido de la autoridad de mí misma, como si fuera una mujer de peso, o completa incluso sin novio, como mejor manera de conseguir uno.

Sí:

  • Dejar de fumar. Beber menos de catorce copas a la semana.
  • Reducir la circunferencia de mis muslos 7,5 cm (3,75 cm cada uno), con una dieta anticelulítica.
  • Purgar el piso de los trastos inútiles acumulados.
  • Dar toda la ropa que no he llevado desde hace dos años o más a los necesitados.
  • Mejorar mi carrera y encontrar un nuevo empleo con futuro.
  • Ahorrar dinero. Empezar quizás un plan de jubilación.
  • Tener más confianza en mí misma.
  • Ser más autoritaria.
  • Hacer mejor uso del tiempo.
  • No salir todas las noches, sino quedarme en casa y leer libros y escuchar música clásica.
  • Dar una parte de mis ganancias a la beneficencia.
  • Ser más amable y ayudar más a los demás.
  • Comer más legumbres.
  • Levantarme por las mañanas en cuanto me despierte.
  • Ir al gimnasio tres veces por semana, y no solo para comprar un bocadillo.
  • Colocar las fotografías en álbumes de fotos.
  • Grabar una serie de casetes de “mçusica ambiental”, para tener a mano toda mi música favorita/romántica/bailable/sensual/feminista, etc., montadas de tal manera que no suenen al estilo de un disc-jockey empapado de alcohol y rodeado de cintas tiradas por todas partes.
  • Establecer una relación positiva con un adulto responsable.
  • Aprender a programar el vídeo.

Y así, con Bridget Jones y con muchos propósitos y deseos por cumplir, empiezo este 2017.

¡Feliz año nuevo!

P.D.: La foto del principio es de mi agenda Charuca, que me tiene enamoradísima 🙂

11 cosas que hacer en Navidad

cosas que hacer en Navidad

Cómo os comentaba la semana pasada, la Navidad está a la vuelta de la esquina. Ahora sí que falta nada. También os comenté en otra ocasión que yo soy más de calor que de frío, pero es que cuando se acercan estas fechas me doy cuenta de que adoro la Navidad.

Es una época del año que me pone feliz: reunirme con la familia, ir a comprar regalos para todos, pasear por las calles llenas de luces y adornos navideños, y visitar todos los mercados de Navidad que pueda. Sí, son unos días que me encantan y me ponen de buen humor.

Para aprovechar al máximo estos días y que no se me escape nada de nada he creado una lista con todas las cosas que hacer en Navidad. Aunque, bueno, si no las hago durante las Navidades también son cosas que puedo hacer este invierno, que nos conocemos y entre una cosa y otra las Navidades pasarán volando. Además mañana empieza el invierno, así que es un buen momento para buscar planes para esta estación del año.

Aquí os dejo mi lista.

cosas que hacer en Navidad

  1. Tomar chocolate caliente en una de las típicas chocolaterías del carrer Petritxol. Cuidado, en esta época del año puedes encontrar una cola enorme de gente esperando para entrar. Hay que elegir bien el momento en el que ir.
  2. Visitar un mercado de Navidad. Durante esta época del año abundan las ferias navideñas y los mercados artesanales, que los encontramos tanto en las grandes ciudades como en pequeñas localidades. Además quiero aprovechar ya que es una buena oportunidad para conocer algún pueblo nuevo en el que todavía no haya estado.
  3. Ver la nieve. Yo no soy de esquiar, no sé ni me interesa demasiado aprender. Pero sí que me encanta estar en la nieve, ver esos paisajes preciosos, blancos y fríos y aprovechar para hacer alguna fotografía.  
  4. Ponerme al día con las series que estoy siguiendo. ¿Qué mejor plan para una tarde fría de invierno que encerrarte en casa, crear un buen ambiente navideño con velas y lucecitas, tumbarte en el sofá bajo la manta y hacer una maratón de series?
  5. Hacer un DIY. Otro buen plan para una de estas tardes frías es aprovechar y sacar tu lado más creativo haciendo alguna manualidad. Además ahora, para Navidad, se encuentran mil y una ideas de diy navideños para hacer.
  6. Hacer una postal de Navidad.  Ya que estoy en modo manualidades, me gustaría aprovechar y hacer una postal de Navidad para regalar a mis familiares. Lo sé, voy un poco tarde…
  7. Cocinar una receta nueva. Lo que sí que me apetece mucho estas Navidades es cocinar alguna receta nueva. Desde hace años tenemos la tradición con Javi de prepararnos una cena romántica de Navidad en casa y, como a los dos nos gusta cocinar, aprovechamos para buscar algún plato que no hayamos hecho nunca. Además este año me apetece mucho hacer galletas de Navidad. A ver si lo consigo.
  8. Ir al cine. El cine no es que sea muy barato, que os voy a contar, así que durante el año no solemos ir demasiado. Es algo que guardamos para ocasiones especiales o películas que nos apetezca mucho ver. Estas fechas puede ser una buena ocasión especial, además hay varias películas que tienen muy buena pinta.
  9. Donar la ropa que no me pongo. Tengo mogollón de ropa y, de todo ese mogollón, una gran parte que no me pongo desde hace años. Quería venderla en algún mercadillo pero he cambiado de opinión y la donaré para gente que la pueda necesitar más que yo.
  10. Ordenar la casa a fondo. Las Navidades (o quizás más las pre-Navidades) son un buen momento para hacer una limpieza a fondo del hogar: reorganizar los armarios, ordenar el estudio… Además como solemos tener visitas, es la excusa perfecta para poner un poco de orden en casa y dejarla impecable.
  11. Pasear por las calles de Barcelona. ¡Cómo me gusta esta ciudad! Pero es que en Navidad me encanta todavía más. Quiero aprovechar una tarde libre para pasear por sus calles, sin las prisas ni la necesidad de ir a hacer recados, comprar regalos o dirigirte a algún sitio en concreto. Simplemente pasear y perderme por sus calles.

Y vosotros, ¿qué planes tenéis para estas fechas? ¿Me contáis vuestras cosas que hacer en Navidad?

¿Qué regalar a una fotógrafa para Navidad?

que regalar a una fotógrafa

No, esto no es un mensaje subliminal dirigido a mis familiares y amigos, tranquilos, de verdad. Simplemente es una mini guía sobre qué regalar a una fotógrafa.

 

La Navidad está a la vuelta de la esquina

Las calles de las ciudades visten ya luces de colores, los escaparates de las tiendas están adornados para la ocasión, los mercadillos artesanales y navideños ya han abierto sus puertas en las distintas localidades, y la televisión no deja de mandarnos mensajes para que compremos turrón. Los catálogos de juguetes invaden los buzones, en los supermercados han montado una gran sección con productos riquísimos que a más de uno harán caer en la tentación antes de hora, y adonde quiera que vayas no hay día que pase sin que escuches una canción con cascabeles de fondo. Sí chic@s, la Navidad está a la vuelta de la esquina, y a mí, esto, ¡me encanta!

Me gusta disfrutar de estos días junto a la familia, las comilonas, las luces en las calles y los villancicos. Y me gusta ir a comprar regalos para los míos. Pero es verdad que esta última tarea a veces se complica: no encuentras lo que buscabas, no sabes qué regalar y, a medida que va pasando el tiempo, parece que el mundo se ponga en tu contra para encontrar un detalle para esa persona especial.

Si éste es vuestro caso y no sabéis qué regalarle a una fotógrafa, éstas son unas ideas, distintas y con precios muy variados, para todo tipo de regalos.

 

15 regalos para una fotógrafa

1. Una correa para la cámara

Los fotógrafos siempre vamos con nuestra cámara colgada del cuello. Así que qué mejor regalo que una correa bonita y original para lucir en nuestra cámara.

01-correa

12

 

2. UNA CÁMARA INSTAX MINI 8 DE FUJIFILM

A muchos fotógrafos que conozco les gusta coleccionar distintos modelos de cámaras de fotos. Actualmente la Instax Mini 8 de Fujifilm es una de las preferidas también entre los aficionados a la fotografía. Esta cámara hace fotos instantáneas del tamaño de una tarjeta de crédito. Además, su sencillo modo de empleo y lo ligera que es hacen que puedas llevarla encima a cualquier lugar.

02-instax

3

 

3. Un bolso o mochila bonitos para llevar la cámara

Cómo os comentaba, los fotógrafos siempre vamos con la cámara a cuestas. Yo por ejemplo, me la llevo a todos lados, no puedo evitarlo y, la verdad, a veces siento que la mochila donde la llevo desentona con el resto de mi modelito. Un ejemplo es cuando voy de viaje: ¿tenemos que salir siempre Javi o yo con la mochila en todas las fotos? Además, no me negaréis que, sí, son muy cómodas y prácticas, pero también muy poco glamurosas. Por este motivo creo que un regalo ideal para una fotógrafa (y más si es un poco fashion victim) es un bolso bonito de piel donde llevar su cámara. Muchas veces la mochila de toda la vida será la mejor opción, pero estos bolsos son ideales para viajes o una tarde de paseo, por ejemplo.

03-bolsos

4567

 

También hay mochilas muy chulas para las cámaras y todos los accesorios de los fotógrafos.

04-mochilas

8910

 

4. Una maceta

Si además de fotógrafa o aficionada a la fotografía, la persona a la que queréis hacerle un regalo es una amante de las plantas, esta es sin duda una gran opción.

05-maceta

 

5. Una camiseta

Un regalo barato, original, divertido y, del que seguro sacará provecho. Hay camisetas con diseños muy chulos que encantarán a más de una fotógrafa.

06-camisetas

12131415

 

Además, si la fotógrafa en cuestión está a punto de ser mamá o ya lo es, también hay bodies y camisetas para su bebé, su mejor “ayudante”.

07-body-bebe

 

6. UN colgante

Si la fotógrafa también es amante de la bisutería, podéis encontrar colgantes originales con cámaras de fotos. También hay anillos y pendientes, pero yo sinceramente encuentro, en este tipo de bisutería, más bonito un colgante.

08-colgantes

17181920

 

7. UNa agenda

Los fotógrafos tenemos que tener una muy buena planificación para saber cuándo tenemos una sesión de fotos, una boda, en qué fecha hay que entregar unas fotografías… Pensar que muchas veces se nos contrata con varios meses de antelación. Por este motivo una agenda bonita es un muy buen regalo para una fotógrafa para que no se le escape nada de nada.

09-agendas

212223

 

8. Lentes para el móvil

Hay mil y un complementos y aplicaciones para móviles para los amantes de la fotografía, pero estas lentes (ojo de pez, gran angular y macro) son uno de los regalos más originales.

 

9. Moldes para hacer galletas

¿Qué vuestra fotógrafa favorita es, además una amante de la repostería? Seguro que le encantan estos divertidos moldes para hacer galletas con forma de cámara fotográfica.

 

10. UNa tote bag

Si la fotógrafa en la que pensáis se parece un poco a mí seguro que siempre va cargada con mil cosas. Una tote bag es ideal para que pueda llevar cualquier cosa que necesite.

12-totes

26272829

 

11. UNa caja

En esta caja con forma de cámara fotográfica podrá guardar desde fotografías impresas, a pequeños accesorios, cds, y muchas otras cosas.

 

12. Muñecos para el objetivo

No me digáis que no son originales. Si queréis hacerle un regalo a una fotógrafa que trabaje con niños, estos muñecos son el regalo ideal. Se colocan en el objetivo de la cámara y sirven para llamar la atención del bebé y que éste mire donde tiene que mirar. ¡Habrá que probarlos!

14-munecos

313233

 

13. UNa taza

Los fotógrafos nos pasamos muchas horas delante del ordenador editando fotografías, y el café es, en estos momentos, nuestro mejor compañero. ¿Qué mejor que tomarlo en una taza tan chula como éstas?

15-tazas

34353637

 

¡O en una como ésta con forma de objetivo!

 

14. UN usb

Un original usb para guardar fotografías o cualquier otro archivo que necesiten. Los hay para nikonistas y para canonistas.

17-usb

3940

 

15. UN libro de fotografía

Un fotógrafo no debe dejar nunca de formarse, de aprender y, sobre todo, de mirar y mirar fotografías. Por eso un buen regalo es un libro de fotografía de su autor o temáticas preferidos o de uno de los grandes fotógrafos de la historia.

18-libros

4142

 

¿Echáis en falta algún regalo más en esta lista?

¡Llegó el frío! 10 cosas que me gustan del frío

Cosas que me gustan del frío

Parece que definitivamente llegó el frío. Lo sé, todavía es otoño, y todavía tiene que hacer aún más frío, y Barcelona no es precisamente una ciudad de mucho frío polar… Pero quien me conozca sabrá que soy una persona muy friolera, así que estoy ya preparándome (física y psicológicamente) para las bajas temperaturas. Desde hace días la manta se ha convertido en mi compañera inseparable cuando estoy por casa y el caldo muy caliente (casi hirviendo) empieza a ser una cena recurrente. Vale, que sí, que quizás exagero, pero ya os digo que es que yo soy más de temperaturas cálidas.

Llegó el frío

Las fotos que os traigo hoy reflejan esta sensación de frío. Al mirarlas casi noto el aire helándome la nariz y los dedos de mis manos, mientras estos sujetan la cámara. Las tomé una tarde cualquiera que subimos con Javi al terrado de casa de sus padres. Yo no había subido nunca y me dijo que las vistas merecían la pena, que se veía gran parte de Barcelona. Y así fue, a pesar del frío que pasé, mereció la pena. No solo disfruté de las vistas, sino también de un fantástico atardecer. A veces no hace falta irse muy lejos para ver cosas nuevas y tomar algunas fotografías.

Llegó el frío Ya llegó el frío

Pero a lo que iba, ya llegó el dichoso frío, así que habrá que mirar su lado positivo para poder superar con buen humor estos meses que vienen. Porqué sí, porque el frío también tiene sus cosas buenas y, si os soy sincera, ya me empezaba a apetecer un poco un cambio de temperaturas. Así que para ir preparándonos para el invierno, os dejo con mi lista de las cosas que me gustan del frío.

1. Acurrucarme debajo de la manta con Chispa mientras leo un buen libro.

Winter is coming

A photo posted by Marta Mela (@martu_mq) on

2. Tomar una ducha hirviendo y notar como la piel se me abrasa bajo el agua.

3. Los paisajes nevados.

camprodon

4. Ver llover por la ventana, calentita desde el sofá. Y si nieva, mejor aún.

5. Calentarme al lado del fuego.

A photo posted by Marta Mela (@martu_mq) on

6. Pegarme a Javi para que me pase el calor humano que desprende. ¡El sí que es una buena estufa!

7. Envolverme en una maxibufanda.

Frío polar.

A photo posted by Marta Mela (@martu_mq) on

8. Usar sombrero o gorro.

9. El frío en la cara y la sensación de notar la piel tersa y fina.

10. La Navidad y las comidas de Navidad y juntarnos con la familia.

A photo posted by Marta Mela (@martu_mq) on

Éstas son las 10 cosas que me gustan del frío. Y a vosotros, ¿qué es lo que más os gusta del frío?

El cielo de Obón, fotografiando a las estrellas y a la luna

El cielo de Obón

Ya os he hablado varias veces de Obón, el pueblo de mi madre, mi pueblo, el lugar al que me escapo siempre que puedo. Mi mejor lugar del mundo.

En este otro post os contaba el sentimiento que tenemos todos los oboneros hacia este pueblo, un amor incondicional difícil de explicar. Y aquí estoy, hablandoos otra vez de este rinconcito de Teruel.

El cielo de Obón

Pero hoy no os voy a hablar del pueblo en sí, ni de su gente, ni de sus paisajes, ni de lo que hacemos allí. Hoy os voy a hablar de su cielo.

Estoy acostumbrada a vivir en una gran ciudad como es Barcelona, donde la contaminación (ambiental y lumínica) ensucian el cielo hasta el punto de que apenas se pueda ver una estrella. Incluso cuando te alejas un poco de la ciudad, y te vas a algún pueblo pequeño o a la montaña a desconectar, si no te alejas lo suficiente, la presencia de una ciudad grande o de varios pueblos cercanos siguen ensuciando el cielo. En menor medida, sí, y en estos sitios se ven muchas más estrellas que en Barcelona, claro está. Pero Catalunya es una comunidad muy poblada y tienes que alejarte mucho de las grandes ciudades para que ni la contaminación ambiental ni la luz que desprenden los pueblos de los alrededores te impidan ver un cielo claro y lleno de estrellas.

El cielo de Obón

En Obón es diferente. Y no me malinterpretéis, que seguro que en muchos lugares de Catalunya y de otras comunidades se verán cielos tan espectaculares como éste, incluso mucho mejores. Pero el cielo de Obón, como comprenderéis, es especial para mí.

El hecho de que la zona esté tan poco poblada, y que Obón se encuentre en medio de un valle rodeado de montañas, hacen que desde el mismo pueblo se vea un cielo repleto de estrellas. Y si ya te alejas un poco (a pie, no hace falta que te vayas muy lejos) la imagen será impresionante. Podrás ver las constelaciones más famosas, los planetas más cercanos y lluvias de estrellas espectaculares, como las famosas lágrimas de San Lorenzo, que nos pillan cada agosto disfrutando de unos días en nuestro pueblo. También, por su puesto, una luna perfecta que, cuando está llena, ilumina perfectamente los caminos y senderos más oscuros.

Luna

A todos los que tengáis ocasión os recomiendo escaparos a algún lugar tranquilo, tumbaros en el suelo y relajaros viendo las estrellas, esta maravilla de la naturaleza que a menudo nos olvidamos que está ahí arriba y pocas veces sabemos valorar.

Cielo, estrellas

Mi verano en el pueblo, un lugar perfecto llamado Obón

img_1020

Sí, lo sé, el verano acabó ya hace algunos días, y el agosto nos pilla aún más lejos. Cuando me levanto por las mañanas entra una brisa fresca que, sinceramente, se agradece, todo hay que decirlo. Y puedo salir a la calle a pleno mediodía sin miedo a acabar sudando como un pollo (¿por qué cómo un pollo? Bien, da igual. Seguimos.). La verdad, el otoño tiene su encanto, sobre todo cuando un estallido de naranjas, amarillos, rojos y marrones invade los parques y bosques. Sí, el otoño me gusta, y mucho.

Pero estos días estoy nostálgica pensando en el verano, mi verano en el pueblo, en Obón. Este año he podido estar tres semanas en él y no sólo durante la semana de fiestas, como en los últimos años. Durante esa semana el pueblo enloquece, las famílias casi ni se ven (aunque vivan en la misma casa), cada uno lleva su ritmo, un ritmo frenético, y aunque estés agotado sacas fuerzas de donde sea para no perderte ni una actividad, para darlo todo y exprimir cada momento al máximo. ¡Ai esas fiestas de pueblo! Los que tengáis pueblo me entenderéis.

img_0821

Pero como os comentaba, este verano he estado en Obón más tiempo del habitual, y he podido disfrutar cómo hacía años que no lo hacía. Viviendo la vida ermitaña (como decimos mis amigas y yo), viendo como las horas pasan lentas, saboreando cada momento, disfrutando de la calma, del paisaje, de los olores, de hacer excursiones y pasear por la naturaleza, y ver buitres volar muy bajo, y, si tienes suerte, ver también alguna cabra por el monte. Disfrutando de mi abuela, que ya está un poco chocha, de mi sobrino, de mi familia, de mis amigos. Disfrutando. Disfrutando de la paz que se respira en el pueblo. Y he DESCONECTADO. Sí, en mayúsculas. ¡Qué gustazo!

img_0643

Cualquiera que me conozca, o conozca a un obonero, sabrá que nuestra relación con este pueblo es especial, algo que no se puede explicar con palabras, un amor incondicional por él, un sentimiento que solo conoce y entiende el que ha pasado unos días allí conviviendo con nosotros.

Ese momento de preparar las maletas y subirte al coche, hasta que una carretera (por suerte con menos curvas que las que teníamos que aguantar cuando éramos pequeños) tiene su fin en Obón. La primera vez que, después de tantos meses, volvemos a ver esas vistas, ese paisaje, ese pequeño pueblo perdido en la provincia de Teruel, con su muro, su río Martín, el ayuntamiento, la plaza, las eras… Y bajas del coche y el olor a campo te invade, el olor a naturaleza, a romero y tomillo, también el rico olor que sale de las casas cuando se acerca la hora de comer. En definitiva, el olor a pueblo.

img_0753

Obón es un pueblo pequeño, muy pequeño. Durante el invierno no sé cuántas personas deben vivir en él pero casi las podríamos contar con los dedos de las dos manos (o unos pocos más, va), pero durante el verano la población se multiplica, se triplica, se cuadriplica y las casas, vacías todo el año, se llenan de gente, la plaza está a abarrotar, todo el mundo está contento, nos abrazamos efusivamente después de tiempo sin vernos.

img_0641

Los niños corren por las calles, con sus rodillas peladas y un trozo de torta en la mano. Por las mañanas los abuelos van y vienen del huerto, donde cultivan unos tomates riquísimos y manzanicas verdes y otras verduras y hortalizas. Y por las tardes se sientan en una mesa del bar y enlazan una partida de guiñote con otra y otra y otra.

img_0506

Las abuelas sacan sus sillas a la calle y se entretienen hablando entre ellas de sus cosas, comentando que qué alegría, que ya han llegado los nietos, o que qué lástima, que este año no han podido venir porque trabajan, trabajan mucho. Y esas abuelicas, que toman el fresco en la calle, paran a todo aquel que pase por delante suyo. “Ui rediós! Pero si eres la Fulanita, la nieta del aguacil, que hermosa estás” (que no te engañen, eso es que te has engordado), “¿Acabáis de llegar? ¿Y dónde has dejado al chico? ¿Por casa todos bien? ¿Y la faena bien?”. Tú las saludas amablemente, aunque, si soy sincera, algunas veces no sé quiénes son. Pero eso no importa, seguro que son familia, porque en Obón todos somos familia.

img_0734

img_0745

Por fin llegas a casa. Subes las escaleras, esas escaleras a veces un poco torcidas que no ayudan cuando vas cargada como una mula. ¡Ai esas casas de pueblo!, mal hechas pero con tanto encanto, llenas de recuerdos, de historias, ¡de vida!

img_0569 img_0573 img_0578 img_0576 img_0582 img_0603

Abres la ventana y escuchas a las golondrinas cantar, volando muy cerca, entrando y saliendo de sus nidos o posadas la una al lado de la otra en los tejados o los cables de la luz.

img_0748
Y eres feliz, porque sabes que te esperan tres semanas maravillosas en el que para tí es el lugar más perfecto del mundo.

img_0858

Os dejo con algunas fotos más que hice este verano. Espero que os gusten.

 

Viaje exprés a Atenas y Hydra

Viaje exprés a Atenas y Hydra

El pasado abril fui de viaje exprés a Atenas. Se casaba mi primo Kyriakos y aprovechamos para quedarnos unos días de turismo.

Viaje exprés a Atenas, Grecia Atenas, Grecia Atenas, Grecia Acrópolis, Atenas Acrópolis, Atenas Acrópolis, Atenas Viaje exprés a Atenas Vistas desde el acrópolis, Atenas. Atenas, Grecia Atenas, Grecia Atenas, Grecia

No era la primera vez que visitaba Atenas pero no podía dejar de ver los lugares típicos como la Acrópolis, el Parlamento y la plaza Syntagma o dar un paseo por el barrio de Plaka.

Barrio de Plaka, Atemas Barrio de Plaka, Atenas Syntagma, Atenas Parlamento de Atenas

Teníamos pocos días, pero quisimos dedicar uno de ellos a visitar alguna de las islas de Grecia. Elegimos Hydra, ya que nos habían dicho que estaba relativamente cerca y que era muy bonita. Y sí, es muy bonita, con sus casas blancas que combinan con el azul del mar, sus pequeñas calas, los burros que son el medio de transporte por excelencia de la isla, y los gatos, que están por todas partes.

Hydra, islas griegas

Los burros abundan en la isla griega de Hydra

Viaje exprés a Atenas e Hydra Hydra, Grecia Cabina de teléfonos antigua en Hydra, Grecia

Tienda de productos tradicionales y de alimentación en Hydra, Grecia

Islas griegas, Hydra Hydra, Grecia Viaje exprés a Atenas e Hydra Viaje exprés a Atenas e Hydra El mar, Hydra, Grecia

Si queréis poder ver más postales de Atenas y Hydra en el blog que tengo con Angie, Postcards from Wonderland. ¡Espero que os gusten!

Hydra, Grecia

Bienvenidos a Postcards from Wonderland

Marta y Angie

Hace tiempo que os tengo abandonados, y es que hace tiempo que os tengo que contar una cosa. Y hoy, por fin, encuentro un hueco para hacerlo.

Marta y Angie

En octubre mi amiga Angie y yo decidimos lanzarnos a la aventura y hacer algo de lo que las dos teníamos muchas ganas: abrir un blog. Por suerte, las dos somos muy parecidas y no nos costó nada en absoluto ponernos de acuerdo en lo que queríamos y en cómo lo queríamos.

logo-copia

Después de varias reuniones y mucha ilusión finalmente nació Postcards from Wonderland, un blog en el que os contamos todo lo que se nos pasa por la cabeza. En nuestro particular País de las Maravillas podéis encontrar posts sobre moda, sobre tendencias, sobre decoración y sobre nuestros hobbies.

Cactus en Postcards from Wonderland Surf en Postcards from Wonderland Marta de Postcards from Wonderland

También os hacemos alguna que otra recomendación, y os explicamos nuestras últimas aventuras y viajes.

Viajes y turismo en Postcards from Wonderland Viajes y turismo en Postcards from Wonderland Camprodón, Postcards from Wonderland Postcards from Wonderland, La Palma

Cuando estoy inspirada os puedo sorprender con alguna receta

Recetas en Postcards from Wonderland Recetas en Postcards from Wonderland

…y, al menos una vez al mes (o eso intentamos), Angie se pone uno de sus looks más molones y salimos a la calle a hacer algunas fotografías.

Looks de Postcards from Wonderland

Looks de Postcards from Wonderland

Looks de Postcards from Wonderland

Looks de Postcards from Wonderland

Postcards from Wonderland, looks

Postcards from Wonderland

Os podría explicar mil cosas más sobre Postcards from Wonderland pero será mucho mejor que le echéis un vistazo vosotros mismos. Estamos empezando y cualquier visita, comentario, consejo o muestra de apoyo son bienvenidos.

¡Espero que os guste!

Postcards from Wonderland